¿Qué se necesita para ser auténticamente libre?