La escuela al rescate de los vínculos

por Lucas Esteban Delgado, fundador de Sobre Tiza, para "Miradas de la educación".


Las escuelas se han convertido en un nudo crítico en el que confluyen un sinfín de responsabilidades sobre lo que implica hoy vivir en sociedad. Su rol ha cambiado, se ha enriquecido, revisado y también redefinido a lo largo de la historia, pero sobre todo en los últimos dos años durante el contexto de pandemia. No obstante, si hay un aspecto que la sigue destacando es su dimensión vincular.

El 2022 nos ha desafiado a recuperar la presencia, el contacto con el otro no mediado por las pantallas. Nos ha invitado a (re)adecuarnos a los tiempos de traslado, a (re)focalizar nuestra atención, a (re)descubrir cómo el aula nos exige una dinámica que no tiene nada de natural. Pero no sólo el retorno a la presencialidad plena es lo que nos convoca. En un mundo -y en un país- atravesado por conflictos, por la intolerancia y la incertidumbre, pedirle a la escuela que sea un espacio en el que se construyan vínculos saludables y esperanzadores parece ser una tarea compleja.


La escuela es, sobre todo, un espacio de encuentro de la diversidad en el que se entrelazan las diferentes realidades de una sociedad. Una sociedad que se transforma a un ritmo acelerado, no sólo por los avances tecnológicos, sino por los modos en los que construimos nuestra subjetividad con otros, y a partir de la cual proyectamos nuestro futuro.


El currículum nos pisa los talones, las políticas nos invitan a transformarnos cotidianamente sin un rumbo claro, y las condiciones laborales nos obligan a ser hechiceros de la planificación, de la articulación de horarios, transportes y liquidaciones para poder enseñar. En ese marco, estamos ahí, docentes y estudiantes sentados en un aula, conociéndonos para poder avanzar, tratando de construir un vínculo que nos permita crecer, y de recuperar ese tiempo de desencuentros presenciales y de rescates virtuales.


Cada vez más, quienes día a día acompañan los aprendizajes de los estudiantes, tienen el desafío de escuchar y anticiparse a las problemáticas del aula, para potenciar y ampliar sus oportunidades para el futuro.



¿Qué podemos hacer para construir ese porvenir en conjunto?

En un contexto atravesado por la comunicación instantánea vía canales digitales, hay algunas claves y prácticas que nos permiten tomarnos un momento para pensarnos y pensar con otros en cómo avanzar:

  • Diálogo: promover espacios de encuentro grupales e individuales en el que podamos conversar sobre lo que está sucediendo en la escuela, en la cotidianidad de los estudiantes. En una grilla cargada de contenidos obligatorios, podemos recurrir a prácticas como las tertulias dialógicas literarias, que nos invitan a explorar esas emociones latentes sin resignar el currículum.

  • Participación: la escuela es un espacio común. Impulsar la participación de todos los miembros de la comunidad en la toma de decisiones, no sólo permite reforzar el sentido de pertenencia, sino también comprender que hay una responsabilidad compartida en todo el proceso educativo.

  • Colaboración: si algo entendimos en la pandemia es que nadie se salva solo. Trabajar en equipo, confiar en el otro para construir algo nuevo, es fundamental para reencontrarnos y potenciarnos. Siguiendo con las prácticas, el aprendizaje basado en proyectos y en problemas, permite poner en juego formas diversas en las que todos los estudiantes (y también los docentes) trabajan juntos por un objetivo común.

  • Reflexión: volver sobre nuestros pasos, nuestros aprendizajes, nuestra forma de conectar. La metacognición es clave para comprender cómo aprendemos, cómo construimos en conjunto, y también cómo construimos un futuro de oportunidades para todos. Que los estudiantes lleven un diario o bitácora de su proceso de aprendizaje es una oportunidad para que la escuela los acompañe para todo lo que vendrá.

  • Creación: para que el mundo se transforme es necesario crear nuevas formas de encontrarnos. Ser abiertos, explorar, darnos el permiso de conocer y de conocernos, de no darnos por sentado. Imaginar futuros sin barreras, para encontrar los modos de construir un mundo mejor, juntos.

Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square