"Tenemos que ser muy claros y advertir que el diagnóstico del sistema educativo es crítico".

por Axel Rivas para "Miradas de la educación".


Perfil

El doctor en Ciencias Sociales y experto en educación de la Universidad de San Andrés analiza el impacto de la pandemia. Menor aprendizaje y mayor desigualdad. La importancia de los docentes. Y el rol del Estado para garantizar mismas oportunidades para los alumnos.

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA), magíster en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés y del Centro de Investigación Aplicada en Educación de la Universidad de San Andrés (Ciaesa), Axel Rivas se especializa en educación y esta semana participó de la Agenda Académica de Perfil Educación. “Hay muchos desafíos que enfrentar en el sistema educativo y todo eso trae aparejados muchos problemas de enseñanza. Porque la enseñanza en la discontinuidad es una enseñanza anecdótica. La enseñanza potente es la de continuidad, la de secuencias, la de la relación que se establece entre docente y alumno. Y si eso se rompe, se van generando problemas de aprendizaje muy profundos y surge una sensación de desesperanza hacia el futuro. Esto está presente en nuestro sistema educativo, no solamente en el Conurbano, es lo que vemos también en las últimas pruebas de la calidad y creo que tenemos que ser muy claros y advertir que el diagnóstico del sistema educativo es crítico y necesitamos respuestas educativas profundas”, sostuvo.

Docente de “Política Educativa” y “Diseñar el Futuro de la Educación” en UdeSA, Rivas es autor de una decena de libros, papers y artículos entre los que se destacan: ¿Quién controla el futuro de la educación?, La política educativa ante el abismo del federalismo, La segunda dimensión de la calidad educativa: Un estudio comparado en siete países de América Latina, Revivir las aulas; Caminos para la educación, Educar hoy en el Conurbano bonaerense y Las llaves de la educación: estudio comparado sobre la mejora de los sistemas educativos subnacionales en América Latina. “Vemos que los efectos de la pandemia en el sistema educativo fueron más fuertes sobre los sectores más pobres de la sociedad. Se amplió la desigualdad de aprendizajes y eso es algo que requiere más atención. Pero no fue tan fuerte el efecto en el abandono escolar, que era una preocupación muy grande que teníamos. Porque el de la desvinculación era un riesgo muy fuerte de posterior abandono o de no reincorporación cuando volvía la presencialidad. Afortunadamente, esos números son más leves”, agregó.

—En Quién controla la educación usted plantea el desafío que enfrenta el sistema educativo frente a los profundos cambios culturales y sociales que se produjeron por la sobreadicción que produce la tecnología en los más jóvenes. ¿Qué debe hacer el Estado para no perder la batalla frente al algoritmo?

—El Estado debe aprovechar los recursos nuevos que genera la tecnología digital. La pandemia lo puso un poco en juego, pero las posibilidades de extender, ramificar y diversificar la educación a partir de la tecnología son una gran oportunidad que debe ser aprovechada por las políticas públicas, no es una cuestión ajena. A veces se piensa que el Estado solamente tiene que resolver las urgencias y queda muy poco tiempo para lo importante. Pero yo siempre cuento el caso de Uruguay, como un ejemplo muy cercano para que no se piense que es un imposible, o algo de ciencia ficción que solo ocurre en países muy distintos a los nuestros. Uruguay desarrolló durante muchos años una plataforma y todo un modelo de trabajo con la tecnología, gracias al Plan Ceibal, que ha sido muy exitoso. Es una experiencia mundialmente reconocida que logró conectividad en todas las escuelas y que, a partir de eso, montó un sistema de alcance pedagógico y curricular muy interesante. Por ejemplo, trabajando con los docentes en una plataforma adaptativa de enseñanza de matemática, donde los docentes suben las preguntas y los algoritmos corrigen las respuestas de los alumnos para darles un feedback inmediato. De esa manera, el docente pierde menos tiempo en corregir y tiene más tiempo en ayudar a los alumnos que tienen dificultades. Por otra parte, hay que pensar en el rol del sistema educativo para trabajar en la cultura vigente con los consumos digitales y así poder crear un puente hacia otras reglas de juego, que quizás no son las dominantes en la sociedad y que tienen que ser construidas para lograr lo que genera aprendizaje, que es el esfuerzo, la paciencia, el trabajo a medio a mediano y largo plazo y no la gratificación inmediata. La escuela, en muchos sentidos, tiene que construirse como contracíclica y contracultural y ser capaz de poner una frontera ante el afuera. No se trata solamente de convertirse en un lugar entretenido, es también restablecer su propia frontera para diferenciarse de ciertas lógicas de consumo y poder crear un nuevo código educativo.

—¿Es posible dar estas batallas desde el Estado, cuando la escuela hoy, especialmente, en los sectores más vulnerables, se ha convertido en un espacio más propio de la contención social y de la solución de emergencias y necesidades, que de repensar su rol como espacio educativo?

—Es una batalla que siempre hay que dar, aunque a veces uno se siente en inferioridad de condiciones y eso genera frustración e impotencia y eso es real. Eso ocurre en muchas escuelas, no solamente en nuestros países, que tienen muchas dificultades económicas, sino también en países desarrollados. Creo que gran parte del trabajo del sistema educativo es hacia adentro, en la formación de los docentes, en las políticas educativas, en trabajar entendiendo esa frustración. Ignorar esa frustración, a veces genera también un distanciamiento con la cultura profesional de los docentes, en el día a día en las aulas. Tenemos que tener ahí una dosis de empatía, de comprensión y de contextualización de lo difícil que es hoy el trabajo de los docentes que, a pesar de todo, siguen teniendo el desafío de crear esos nuevos mundos o esos mundos posibles para sus estudiantes.



Fuente: Perfil

https://www.perfil.com/noticias/agenda-academica/axel-rivas-tenemos-que-ser-muy-claros-y-advertir-que-el-diagnostico-del-sistema-educativo-es-critico.phtml

Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square